jueves, 14 de diciembre de 2017

Y Manolete alcanzó la Gloria

Sus inicios serían en el año 1931. Un joven flaco y ciertamente con una gran elegancia tomaba la alternativa en plena Segunda República toreó por primera vez en Cabra, pero no sería hasta el 2 de Julio de 1939 cuando tomó la alternativa en la Real Maestranza de Sevilla. Allí comenzaba la leyenda de Manuel Laureano Rodríguez Sánchez; allí comenzaba la leyenda de Manolete. 


Con un fino porte y distinción a la hora de llevar el capote, Manolete fue una de las figuras más mediaticas de aquellos duros años de posguerra, los años del racionamiento, del hambre, del estraperlo. Todos se agolpaban en la plaza para verlo torear y lucir su figura, mientras el toro, el bravo toro de la tarde, no podía hacer nada ante un hombre sin igual. 


Natural de Córdoba, Manolete es considerado Califa del toreo (junto a Rafael Molina "Lagartijo", Rafael Guerra "Guerrita" y Rafael González Madrid "Machaquito") destacando por su estilo, elegante y vertical, que evolucionó el arte de la muleta, toreando de frente y citando de perfil. Todos soñaban con ser Manolete y de hecho se considera al cordobés como influencia en toreros posteriores. 


Muchas leyendas urbanas surgieron en torno a su figura (algunas de corte político), pero lo cierto es que Manolete era mucho más que todo eso. Su romance con la actriz Lupe Sino levantó una gran polvareda y ola de rumores en torno a ellos (¿Viven juntos fuera del matrimonio? ¡Qué escandalo!).


Manolete era una leyenda viviente. Sólo una fatídica tarde del 28 de Agosto de 1947 en Linares pudo con él. Un fatal toro que respondía al nombre de  "Islero" le atravesó el muslo derecho con uno de sus pitones. Murió en la enfermería ante la gravedad de sus heridas. Moría la leyenda del toreo, pero permanecía su recuerdo. Había muerto haciendo lo que le gustaba; había alcanzado la Gloria.

Elegia a Ramón Sijé... al que tanto quería

El dolor le nublaba los sentidos. Se había muerto Ramón Sijé. Eran como el agua y el aceite. Miguel Hernández era comunista y no católico; Ramón tenía unos principios firmemente católicos, sin embargo, compartían inquietudes tanto literarias como políticas que les hacían entrar en sintonía (aunque pareciera mentira). Indudablemente se tenían gran estima. 


Por eso cuando Miguel conoció la muerte de su amigo pareciese como si un dolor fuerte le llegase al costado hasta salirle por la garganta. Había muerto Ramón; una infección que le había afectado al corazón se lo llevó el día de Nochebuena de aquel año de 1935. Miguel con todo su dolor comenzó a escribir una Elegía que nos introducía con las siguientes palabras: "En Orihuela, su pueblo y el mío, se me ha muerto como del rayo Ramón Sijé, con quien tanto quería".

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.

Alimentando lluvias, caracoles
Y órganos mi dolor sin instrumento,
a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.
 
Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofe y hambrienta

Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte
a parte a dentelladas secas y calientes.

Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte

Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de mis flores
pajareará tu alma colmenera

de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irá a cada lado
disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas...
de almendro de nata te requiero,:
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.

Aparecida en el libro "El Rayo que no Cesa" publicado en 1936, muchos años después Serrat musicalizaría dicho poema con una música tan tétrica como extraordinaria. Y es que la elegía a Ramón Sijé es una de las obras más recordadas 

La búsqueda de Agnes de Glasgow

Cuenta la leyenda que Agnes, natural de Glasgow, en Escocia, siguió a su amante, que respondía al nombre de Angus McPherson, el cual era Oficial de la Armada británica, a norteamérica durante la Revolución americana en el Siglo XVIII, viajando como polizón en un barco desde Inglaterra a Charleston, en Carolina del Sur.


Creyendo que la unidad del ejército inglés (y por lo tanto su amante) se encontraba cerca de Camden y habiendo oído que Angus podría estar herido, fue recorriendo localidades y campo a través, preguntando hasta fallecer. Nunca dio con él. La misma leyenda nos relata que Agnes fue enterrada una noche por Wateree, un jefe indígena que había trabajo amistad con ella.
Evidentemente no hay pruebas feacientes de la existencia real de Agnes (incluso hay una supuesta tumba donde está enterrada), pero si parece denotarse en la propia leyenda como un intento de demostrar el dolor de tantas mujeres que veían como sus maridos, hermanos o novios se iban a la guerra. El caso de esta historia nos relata como una joven ira en su búsqueda. 


La leyenda no queda ahí. Ésta cuenta que Agnes aún sigue la búsqueda de su amante y su fantasma vaga por los bosques cerca del viejo cementerio cuáquero, donde fue enterrada. Aún son muchos los que por Carolina del Sur buscan (como una suerte de "cazadores de fantasmas") a la infortunada Agnes (más bien su fantasma) que nunca pudo hallar a su amante.

domingo, 10 de diciembre de 2017

La escondida fragilidad de Jean Seberg

Sería en un simple automóvil estacionado encontrado en la calle del barrio parisiense de Passy. Allí una mujer yace muerte. ¡Nadie se lo podía creer! ¡Era Jean Seberg! ¿La actriz de cine? ¡La misma! La gente no podía salir de su asombro y sentía dolor, mucho dolor por tal perdida. 


Jean Dorothy Seberg era natural de Iowa en los Estados Unidos, aunque su carrera (gran parte de sus actuaciones) la hizo en Europa y concretamente en Francia. El primer cineasta que le dio la alternativa fue Otto Preminger haciendo de Juana de Arco y muy pronto su labor fue muy alabada en la vieja Europa con películas como "Buenos Días, Tristeza" (¿Premonción?) que la catapultó para ser una de las musas de la Nouvelle Vague. 


Así protagonizó junto a Jean-Paul Belmondo el maravilloso filme de Jean-Luc Godard "Al final de la Escapada", una de las más reconocidas películas de la Nouvelle Vague, así como del propio Godard y del cine francés.

Belmondo y Seberg

Paradojicamente salvo en contadas ocasiones con películas como " Lilith" (historia romántica con un joven Warren Beatty) y "La Leyenda de la Ciudad sin nombre" (clásico Western con Clint Eastwood y Lee Marvin) rodadas en los Estados Unidos, sus papeles fueron en Europa, mientras era muy vigilada por el FBI por su simpatía hacía los Pantera Negras, un partido nacionalista negro, socialista y revolucionario que estaba bajo la lupa del Gobierno y muy especialmente de John Edgar Hoover (que declaró que era "la mayor amenaza interna para la seguridad del país"). 


Muchos aseguran que su simpatía propició que el FBI "propiciara" su muerte, pero lo cierto es que no sólo nunca se demostró, sino que Jean, a diferencia de los personajes de sus películas, era una mujer que adolecía de cierta fragilidad y que nunca alcanzó la estabilidad personal con tres divorcios. De ahí se determinó por parte de la policía que se había suicidado por una sobredosis de barbitúricos. ¿Suicidio, asesinato o inducción al suicidio? A muchos le siguen quedando dudas.


Lo cierto es que siempre nos quedará aquella mirada que enamoró a muchos, aquella mujer de escondida fragilidad. Una mujer que quiso ser feliz y no pudo. Una mujer que todos amamos y a la que queremos aún con el paso del tiempo.

El "Fifo" Navarro

Era un gran defensa, pero nadie podía prever que fuera convocado con la Selección de la FIFA. Joaquín Navarro Persona, natural de Gavá en Barcelona ya ese año de 1953 era un jugador contrastado, siendo titular en el Real Madrid. 


Sus primeros pasos balompédicos los había dado en el club de su localidad natal e incluso estuvo un año en el Barcelona. Tras eso, llegaría al Sabadell con quien ascendió a la Primera División. Precisamente sería el primer goleador del equipo arlequinado en la Primera División en un partido contra el Sevilla en un encuentro que terminó con una derrota por 5-2. Sus granes actuaciones lo llevaron al Real Madrid en una época bastante escasa en cuanto a títulos, pero que se esperaba cambiar con su fichaje, así como el de otros grandes como Pahiño, Molowny o Miguel Muñoz.


Con gran colocación y capacidad de sacrificio, Navarro llegó a ser 5 veces internacional, aunque su momento de gloria le llegó cuando fue convocado con la Selección de la FIFA para disputar el partido que conmemoraría del 90 centenario de la Federación Inglesa.  
En ese combinado estaban Kubala, Boniperti (uno de los goleadores históricos de la Juventus de la que sería su Presidente), Beara y Hanappi entre otros. El encuentro acabó 4-4 y en los prolegómenos, Bernard Law Montgomery, el General que había derrotado a Rommel en el Alamein, saludo uno a uno a los futbolistas. Desde ese momento, Navarro, aquel catalan nacido en Gavá, fue conocido como el "Fifo" dado que fue el primer futbolista nacido en España en jugar con una Selección de la FIFA.


Precisamente esa temporada recién iniciada (1953-54) sería en la que se conseguiría el título de Liga después de 21 años gracias en gran medida al fichaje de Di Stéfano. Luego llegarían más Ligas y la Copa de Europa en la que Navarro participó, consiguiendo las dos primeras ediciones, aparte de la Copa Latina. En 1957 se retiró, estando muy vinculado al equipo del Gavá del que fue su Presidente. En 2002 fallecía uno de los mejores defensas nacidos en Cataluña; el eterno "Fifo". 

El muro de Adriano

Ubicado en la antigua Britania, este muro (o muralla) fue construido por orden del Emperador romano Adriano con el objetivo primordial de defender el territorio britano perteneciente al Imperio de las belicosas y sangrientas tribus de los pictos que se extendían más al norte del muro, en lo que posteriormente sería Escocia.


Levantado entre el entre los años 122 y 132, el Imperio Romano había alcanzado su cenit y necesitaba proteger lo que ya tenía no sólo a nivel militar, sino económico y social por lo que la construcción de fortificaciones en territorios más bien hostiles se convirtió en habitual. 

El Emperador Adriano

La muralla  estaba construida con sillares de piedra, teniendo un grosor de entre 2,4 y 3 metros, aparte de una altura de entre 3,6 y 4,8 metros, contando con 14 fuertes principales y 80 fortines que albergaban guarniciones que se encargaban de la vigilancia.

 
Tras varios años su función defensiva fue asumida al norte por la muralla de Antonino Pío, abandonada tras un breve período debido a la beligerancia de las tribus caledonias, volviendo a ser la muralla de Adriano el límite septentrional de la Britania romana.


Actualmente se conservan partes importantes tramos de la muralla, aunque otros con el tiempo fueron derruidos por necesidades locales de diverso tipo. En 1987 la UNESCO la declaró Patrimonio de la Humanidad al igual que haría con otras fortificaciones defensivas romanas como el Limes de la Alta Germania-Retia (2005) en Alemania y el Muro Antonino (2008) en el Reino Unido. 

Menos móviles y más leer y escribir (a mano)

Este puente me ha sorprendido ver como en una mesa habían tres niños, los cuales no estaban con móviles o tablets, sino (¡sorprendase!) escribiendo las clásicas tarjetas/felicitaciones de Navidad (me imagino que para abuelos, tíos, etc.), mientras los padres estaban pendientes de ellos e incluso les decían como poner mejor tal o cual frase. Escena increíble en los "tiempos tecnológicos" que corren. 
Es lamentable la gran cantidad de padres que para que el niño se "entretenga" le dejan el móvil o la tablet de turno y así no da la vara. El hecho de que los niños hoy en día ni lean, ni escriban, aparte de que en muchos casos tengan móvil a edades muy tempranas (puedo decir que yo no tuve móvil propio hasta los 18 años) no está llevando a una involución que nos puede llevar a que un día nadie escriba o lea. La tecnología está bien, pero utilizada de una manera responsable y siempre con las pautas que debe marcar un adulto y nunca debe ser usada para que el niño se este quieto o no de la lata porque de esa forma conseguiremos que no se relacione con el entorno u otras personas, haciendo que viva en su particular burbuja.