viernes, 17 de noviembre de 2017

El arte de la pintura

Una pintura sobre la pintura. Cosa curiosa de afirmar, pero es que así lo concibió el pintor holandés Johannes Vermeer. Muchos aseguran que es el más complejo de los cuadros del pintor, así como una de sus obras más logradas del pintor.


La alegoría de la pintura, olvidada durante mucho tiempo, permaneciendose sin descubrir durante un siglo hasta su compra por 50 florines en 1813 por el conde austriaco, Johann Rudolf Czernin. Actualmente se conserva en el Museo de Historia del Arte de Viena, Austria, exponiéndose allí desde que fue recibida por el Gobierno austriaco en 1946, tras ser rescatado del horror nazi.

Clásicos Inmortales: Al Rojo Vivo

Estamos ante un clásico de las películas de gángsters dirigido con brillantes por Raoul Walsh, poniéndonos sobre la mesa (una vez más) la crudeza del mundo del hampa en lo que es un fantástico análisis de la mente criminal.


Arthur "Cody" Jarrett (James Cagney) es un criminal  psicótico y despdiadado es líder de una banda delictiva, la cual es de las más buscadas del país. Cody está casado con Verna (Virginia Mayo), pero se encuentra demasiado apegado a su madre, tan retorcida como él, en lo que es una relación dependiente. "Ma" Jarrett es su único verdadero confidente.


Cody y su banda roban un tren de correo en Sierra Nevada, lo que resulta en la muerte de cuatro viajeros. Con la ayuda de informantes, las autoridades se acercan a una estación de automóviles en Los Ángeles, donde Cody, Verna y Ma se ocultan. Cody dispara, hiriendo al investigador del Departamento de Hacienda de los Estados Unidos, Philip Evans (John Archer), y escapa. 
A continuación, se le ocurrirá un idea: confesar un delito menor cometido en Springfield, Illinois, que un socio de él cometió al mismo tiempo que el robo del tren, lo que le proporcionará una coartada falsa. Él se entrega y es enviado de regreso a Illinois, donde recibe una sentencia de uno a tres años en la prisión estatal. Sin embargo, esto no engaña a Evans, quien envía agente encubierto en la cárcel como un preso más a Hank Fallon (alias Vic Pardo, Edmond O'Brien) a la penitencia. Su tarea es relacionar a Jarrett con el atraco al tren.

En la penitenciaría

En el exterior, "Big Ed" Somers (Steve Cochran), el ambicioso hombre de confianza de Cody, toma el liderazgo de la pandilla. Verna traiciona a Cody y se une a Ed, con quien mantiene una relación, planeando la idea de matar a Cody, utilizando a un asociado que se colará en la cárcel para acabar con la vida, fingiendo un accidente.
En el taller de la prisión, Roy Parker, el encargado de llevar a cabo el plan, deja caer una pesada maquinaria sobre Cody, pero Hank lo aparta del camino y le salva la vida, algo que le hará poco después ganarse la confianza del gángster. Posteriormente, Ma le visita y se compromete a cuidar de que todo vaya bien fuera de la cárcel, aunque ella no se fía de la mujer de su hijo. 

 
 
Cody comienza a preocuparse y decide salir, pero antes de que pueda, se entera de la muerte de Ma, volviendose loco en el comedor, golpeando a varios guardias antes de ser vencido y arrastrado a la enfermería. Él ingenía un plan para escapar, fingiendo una psicosis. En la enfermería, se le diagnostica una "psicosis homicida" y se lo recomienda la transferencia a un manicomio. 


Cody toma rehenes, escapando, junto con sus compañeros de celda, incluido Hank. Se dirige a California con sus hombres. Al enterarse de la fuga de Cody, Ed lo espera ansiosamente. Verna acusa a Ed de haber asesinado a su madre, siendo apuñalado en venganza por Cody, aunque lo cierto es que quien realmente la disparó fue ella, para salvar la vida a su amante (el propio Ed), amenazado por la madre de Jarrett.


Finalmente, planearan un nuevo atraco, esta vez a un refinería de petróleo, donde espera un botín de casi medio millón de dólares correspondiente a la nómina de los empleados. El agente infiltrado dará al traste con sus planes, deteniendose a toda la banda (incluida Vera), pero no cogeran vivo a Cody. Un alocado Jarret hace explotar la refineria; no quiere que le cojan. Subido a un depósito en llamas y herido, Jarrett grita que ha alcanzado la cima del mundo (escena mítica del cine) como le prometió a su madre, explotando la refinería con el dentro. Ese fue su fin. 


Dotada de una fuerza extraordinaria, James Cagney está esplendido (como era de esperar en un actor habituado a encarnar a maleantes), aparte de un gran reparto (muy especialmente Edmond O'Brien y una espectacular Virginia Mayo con ese aire de mujer fatal) en una película que paso a paso nos muestra con agilidad una trama que acaba con un final apoteósico y espectacular digno del mejor cine negro. Una película que te deja sin aliento.

Ficha

Dirección
Raoul Walsh
Producción
Louis F. Edelman
Guión
Ivan Goff
Ben Roberts
Virginia Kellogg
Música
Max Steiner
Fotografía
Sid Hickox
Montaje
Owen Marcks

Otros datos

País
Estados Unidos
Año
1949
Género
Cine negro
Duración
114’
 
Protagonistas

Actor
Personaje
James Cagney
Arthur "Cody" Jarrett
Virginia Mayo
Verna Jarrett
 Edmond O’Brien
Hank Fallon, alias "Vic Pardo"
Margaret Wycherly
"Ma" Jarrett
Steve Cochran
"Big Ed" Somers
John Archer
Philip Evans

¡Lo conseguí, Ma! ¡La cima del mundo!

El genocidio belga

Puede que por desconocimiento o por intereses varios cuando se habla de genocidios (es decir aniquilación o exterminio sistemático y deliberado de un grupo social por motivos raciales, políticos o religiosos) poco o nada se habla del genocidio llevado a cabo por Bélgica durante el Reinado de Leopoldo II al cual se considera por los especialistas y estudiosos de historia contemporánea como uno de los mayores asesinos de la historia. 


Con motivo del reparto de África por parte de Europa, Leopoldo II puso en práctica su proyecto de explotar y colonizar los territorios que ocupó Bélgica, que corresponden al actual Estado Libre del Congo (conocido popularmente como el Congo belga), unas tierras muy ricas en materias primas que fueron administradas de forma brutal por una grupo de funcionarios bajo la supervisión directa del Monarca, un individuo al que muchos retratan como violento y que animó a los colonos a esclavizar a los congoleños y a que los sometieran a trabajos denigrantes y agotadores hasta el punto de que que muchos de ellos no lograron sobrevivir. Además el castigo por desobediencia era la amputación violenta de una mano.

Leopoldo II

Todo por la búsqueda y explotación de materias primas (especialmente el caucho) en base a una población local que era literalmente considerada como una raza inferior a la que se podía esclavizar. Además durante esa época (muy especialmente en países del centro de Europa como Alemania o Bélgica) existieron lo que podríamos denominar zoológicos humanos que consistían en seres humanos procedentes de las colonias que eran exhibidos como animales en jaulas o detrás de rejas. Lo curioso es que en países como Bélgica esos "zoos humanos" existieron hasta finales de los años 50... ¡del Siglo XX! 

"Típico zoo humano" belga

Geógrafos, militares y funcionarios hicieron posible que Bélgica entrara en el club de las naciones más poderosas del mundo, pero a costa de la población congoleña que se redujo en un 50% de la población (unos diez millones de personas aproximadamente). En 1906, la presión internacional obligó a Leopoldo a transferir el Estado Libre del Congo al Parlamento de Bélgica, aunque por esa "venta" el Rey salió beneficiado, ya que recibió en compensación 110 millones de francos. 


No obstante, Bélgica nunca se ha librado de las acusaciones sobre racismo (hasta recientemente Tintin de Hergé fue acusado de ello, aunque la justicia belga absolvió a la publicación que era de los años 30) en una época donde se abusaba de la población en las colonias. 

Verdad y mentira en las redes sociales

Es curioso, pero parece confirmarse una teoría que tengo. En los países abiertamente totalitarios las redes sociales, concretamente Twitter, son fuente de verdad, que le muestran al mundo la realidad de una situación (se me viene a la mente Venezuela) que el Gobierno dictarorial de turno no quiere que sepas hasta el punto de que China está controlando que el pueblo no pueda entrar en ellas. Mientras en países democraticos (donde me voy a centrar) suelen ser fuente de mentira o manipulación para defender una determinada teoría política, algo que suele pasar mucho en España. Por supuesto hay excepciones, pero cuando se trata de la política (e incluso el deporte) suelen ser habitual practicas de manipulación y engaño para influir en la opinión de los ciudadanos.A mayor Libertad, mayores posibilidades de mentir.


A veces es tremendamente dificil separar la paja del trigo y hay noticias, algunas por cierto sacadas a la luz por diarios digitales, que son literalmente mentira o medias verdades (lo cual no deja de ser una mentira). Un ejemplo reciente: el nazionalismo/independentismo catalán apoyado por la extrema izquierda han lanzado noticias falsas o que son sospechosas de ser un fake. A partir de ahí aparecen los bots o acólitos de los determinados movimientos o partidos políticos que pretenden influir en las mente de las personas haciendo realidad aquella frase tantas veces atribuida a Goebbels, ministro de propaganda de la Alemania nazi, de que "una mentira repetida muchas veces se convierte en una verdad". Lo cierto es que si hubiera existido Twitter en aquellos años 30 y 40 donde la sociedad se polarizó tanto, actualmente la mitad del mundo sería nazi y la otra mitad seria comunista. Una mentira repetida muchas veces no se convierte en una verdad, siempre será una mentira, pero si es cierto que el peligro radica en cuando muchos se creen dicha falsedad y siempre (a las pruebas me remito) habrá 20, 30, 40, 100 o miles de personas que serán capaces de creerse y retuitear una noticia sin confirmación y que sólo busca fomentar el odio y la división.