sábado, 21 de octubre de 2017

Por encima de todo: España

Es lamentable. Extraordinariamente lamentable que unos individuos, unos separatistas que no dudan en utilizar el acoso y la violencia para conseguir sus fines, hayan puesto en una situación tan traumática a Cataluña (a la que desprecian) y por ende a España. Desde 1981 no habíamos vivido un desafío tan grande y es por eso que se ha de actuar con prudencia, pero con valentía, sabiéndose que tenemos la razón no por algo divino que nos viene dado, sino por la Constitución, una ley que nos ha dado los mejores y mayores años de Paz de nuestra historia.


Porque no hemos de olvidarnos: a lo largo de nuestra historia han habido pronunciamientos, golpes de Estado, guerras de sucesiones, guerras de la independencia, guerras carlistas, guerras civiles, dictaduras, ... en definitiva la desunión ha sido lo que ha predominado en España a lo largo de los siglos. Sin embargo, esta Constitución es atacada no sólo desde el separatismo catalán, sino desde dentro, desde los populismos de izquierda que se alían con aquellos que pretenden destruirla. 
Dado los años pésimos que hemos vivido durante nuestra historia, es obligación poner en valor que la Constitución nos ha dado los mejores años de nuestra vida, viviendo en una Democracia (imperfecta, es verdad, pero Democracia) y en Paz. Muchos de mi generación (años 80 en adelante), lamentablemente, no saben nada (o saben muy poco); viven en una burbuja, aquella que les ha dado todo, e ignoran que estamos ante la mejor época de nuestra historia y que el país va más allá de Monarquías o Repúblicas, de quien gobierne o deje de gobernar... por encima de todo está España.

jueves, 19 de octubre de 2017

Entre Cifesa y Suevia Films

Ya antes de la guerra, algo se empezaba a mover en las artes escénicas españolas y se pretendía la creación de películas que compitieran con las producciones extranjeras, principalmente de Hollywood. El primer cineasta que lo consiguió en parte fue Florián Rey y desde el ámbito de la producción, la creación de Cifesa (La Compañía Industrial de Film Español) fue muy importante. Años después vendría Suevía Films.


Creada por la familia Trènor, de origen irlandés y establecidos en Valencia desde principios de Siglo XIX (escapando presumiblemente de las persecusiones contra católicos en el Reino Unido), la empresa tenía su sede en Valencia como una productora independiente que hacía películas de acuerdo a los gustos populares de aquellos años. En 1933 la productora cambiaría de manos (de la familia Casanova concretamente) y se hizo con los derechos de distribución en España de las películas de Columbia. Las películas de Florián Rey, que alcanzaron gran éxito, fueron producidas por Cifesa. La productora distribuyó una serie de mandamientos, los cuales habían de cumplirse a rajatabla: 
  1. Complacer al público sobre todas las cosas.
  2. No ofrecerle buenas películas en vano.
  3. Solemnizar las fiestas con programas selectos.
  4. Honrar el espectáculo y el arte.
  5. No matar de aburrimiento al resignado público.
  6. No fastidiar al público con films soporíferos.
  7. No hurtar a la admiración de tus clientes las incomparables películas Cifesa-Columbia por raras que sean.
  8. No levantar falsos testimonios ni mentir en la propaganda.
  9. No desear las películas de tus contrincantes si tiene contratadas las de Columbia.
  10. No codiciar los éxitos ajenos y preocuparte de aumentar los tuyos con material Cifesa.
Los años de República y guerra fueron tremendamente complicados por la actitud censora de autoridades diversas, aparte de que los medios no eran los adecuados. Ahí entró la política. Durante la guerra hubieron tres cifesas: una en Valencia, una en Madrid y otra en Sevilla, siempre destinada a dar noticias desde el Gobierno republicano y destinada a luchar contra los insurrectos, utilizando un arma tan poderosa como la información. Muchos films fueron literalmente de propaganda. 


Sería a partir de los años 40 cuando Cifesa alcanzaría su edad de oro, realizando hasta 4 películas por año, teniendo a Rafael Gil y Juan de Orduña como sus actores fetiches, contando además con intepretes del calibre de Aurora Bautista, Amparo Rivelles, Fernando Rey o Sara Montiel. Cabe decir que Cifesa no produjo de forma única las películas que lanzó al mercado, siguiendo con su política de coproducción amparada por el Estado (franquista en este caso).

Amparo Rivelles, estrella de Cifesa

Sería a mediados de los años 40 y 50 cuando Cifesa sufrió una fuerte decadencia (aún no aclarada) que llevó a que bajara el número de películas producidas, lo que llevó a una fuerte crisis económica que posibilitó su cierre definitivo en 1961.  Ahí es donde entra Cesáreo González, empresario natural de Vigo, el cual ya había destacado como competir de Cifesa con su productora Suevia Films, creada en 1941 y cuya sede estaba en plena Gran Vía de Madrid. 


Suevia Films fue una de las mayores y más grandes productoras en los años 50 y 50, produciendo hasta 5 películas por año, destacando por la contratación de estrellas consolidadas o emergentes tales como Sara Montiel (que ya había trabajado con Cifesa), Lola Flores, Carmen Sevilla, Paquita Rico, Marisol o Joselito. Entre las muchas películas a destacar cabe nombrar a "Muerte de un Ciclista", la cual tuvo serios problemas con la censura. 

Obra grande de Bardem

Cesáreo González falleció en 1968 (casi como una premonición de su declive) y en los años ochenta la empresa abandonó definitivamente la producción cinematográfica. Sería en 1999 cuando se constituyó una nueva Suevia Films (sin vinvculación directa con la productora de González), la cual está dedicada (y bien que me parece) a la producción y distribución en formato video sobre todo de grandes clásicos de nuestro cine.

Cesareo-Gonzalez con María Félix y Perico Chicote

Así con todas estas podemos decir que Cifesa y Suevia Films, grandes productoras en tiempos convulsos, forman parte literalmente de la vida de los españoles con grandes películas. Las películas de la vida de todos los españoles.

La llama de tu Amor

Nunca se apagó su Amor; a pesar de los buenos y malos momentos ahí estaba. Un Amor para toda la v ida; un Amor Eterno es lo que sentía don Gustavo Adolfo Bécquer (las presentaciones sobran) y es que nada podría acabar con el Amor que exhalaba su aliento. 


Creo que sobra decir que don Gustavo Adolfo va más allá de su época. Sí; efectivamente el hablaba al corazón humano. Lo sabía y por eso nos dejo para la posteridad sus magníficos versos. Y es que nadie, ni divino, ni humana, podrá nunca apagar la llama que mueve el mundo.
Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la tierra
Como un débil cristal.
¡Todo sucederá! Podrá la muerte
Cubrirme con su fúnebre crespón,
Pero jamás en mí podrá apagarse
                  La llama de tu Amor.

Nuestra querida peseta

Los que eran pequeños o no habían nacido en 2002 no conocieron a la moneda que nos acompaño durante tanto tiempo (más de 100 años). Efectivamente, me refiero a nuestra querida peseta, de la que que tengo que reconocer aún conservo alguna moneda (poca cosa: 5 duros).


La moneda nació el 19 de Octubre de 1868, siendo una de las primeras decisiones del Gobierno Provisional que asumió el poder tras la Revolución de septiembre de 1868 conocida como "La Gloriosa", que expulsó a Isabel II. La idea era emprender una fuerte reforma monetaria, que sería llevada a cabo por el Ministro de Hacienda (provisional, pero Ministro), Laureano Figuerola, que firmó el decreto por el que se implantaba la peseta como unidad monetaria tanto en la Península como en los territorios de Ultramar.  
Cabe decir que el Diccionario de Autoridades del año 1737 define la peseta como "pieza que vale dos reales de plata de moneda provincial, formada de figura redonda. Es voz modernamente introducida", aparte de que la palabra peseta proviene del catalán "peceta", el cual a su vez es diminutivo de "peça" (pieza), por lo que equivale a "piececita".La primera pieza que se acuñó con la inscripción pesetas fue en la ciudad de Barcelona en 1808, durante la dominación napoleónica y en plena guerra de la independencia.

El Ministro de Hacienda

No obstante, no se había alcanzado una unidad monetaria para todo el Estado hasta el punto que ya desde los inicios del Siglo XIX se utilizaban diferentes monedas y sistemas de cuentas en el país (y territorios de Ultramar), lo que generaba gran confusión y dificultades en el comercio entre los propios españoles. 


El Gobierno decidió adoptar una de las monedas existentes (la peseta) por su valor similar al franco, al que se quería acercar con el objetivo de ingresar en la Unión Monetaria Latina, un acuerdo monetario internacional liderado por el Segundo Imperio Francés liderado por Napoleón III.


Y así continuamos con la peseta y a medida que mejoró el nivel de vida de los españoles se crearon nuevas monedas, pudiendose pasar en el año 2001 de una simple moneda de una peseta a las 500 pesetas. En cuanto a los billetes se llegó a la friolera de 10.000 pesetas. Los personajes que aparecieron acuñados en monedas o retratados en billetes se encuentran por supuesto los Jefes de Estado del momento, desde Reyes o el dictador Franco, siguiendo a grandes de la literatura como don Benito Pérez Galdós, Rosalía de Castro, Juan Ramón Jiménez o Leopoldo Alas "Clarín".en billetes. 

Monumento a la peseta en Estepona, Málaga

Tras los acuerdos para conseguir una unidad política, social y económica de la UE, la peseta (al igual que otras monedas de diferentes países) fue sustituida en 2002 por el actual euro, conviviendo ambas monedas durante varios meses hasta que se hizó efectivo el cambio. Han pasado años, pero sinceramente como olvidarnos de aquella moneda que nos acompañó a los españoles en buenos y malos años. Nunca olvidaremos a nuestra querida peseta.

¡Es la hora de España!

Si después de haber dividido a la sociedad catalana y de que se haya producido la masiva fuga de empresas del territorio (más de 800 y subiendo), el nazionalismo catalán sigue persistiendo en su actitud fascista y completamente radical (recordemos: el Parlamento catalán cerrado gracias a ellos, puesto que no quieren que la oposición ejerza su labor parlamentaria), se demuestra lo que algunos intuían y otros advertíamos desde hace tiempo: que no sólo no quieren a su tierra (ni a sus gentes), sino que la desprecian hasta el punto de organizar una especie de suicidio colectivo, llevando a la población a un límite pre-revolucionario, que (lo historia nos lo dice) sólo puede llevar a un conflicto que nadie quiere, excepto los enloquecidos o los anarquistas, que piensan que cuando peor vayan las cosas, mejor. 


El Gobierno de España está obligado a cumplir y hacer cumplir las leyes. El dialogo sólo puede existir en un Parlamento o un Congreso de los Diputados de acuerdo a las leyes democráticas, que algunos desprecian, pero que nos hemos dado todos los españoles. Precisamente hemos de defender a España y por ende a Cataluña de aquellos que pretenden destruirla; de aquellos a los que las leyes les importan un bledo. Es la hora de actuar; es la hora de España.

domingo, 15 de octubre de 2017

El reflejo de Narciso

Lo dice la historia mitológica: Narciso, guapo donde los haya, se enamora de si mismo al ver su reflejo en un arroyo y muere ahogado, convirtiéndose en una flor (Para saber más: enlace). El mito de Narciso tuvo mucho auge en la literatura italiana, no fue así en otras artes como la pintura o la escultura.


De esta forma, Caravaggio (Creo que sobran las palabras para definirlo) hizo una pintura que sobrepasa todo lo imaginable. Con esos clarooscuros que lo hicieron único, el Narciso que nos presenta es sencillamente maravilloso con esa imagen que refleja el desespero del protagonista. Espectacular.

Los retornados de Drakelow

¿Leyenda o realidad? ¿Quién sabe? Lo cierto es que el abad Geoffrey de Burton, en sus crónicas del Siglo XII  describió una historia terrorífica en una época donde (hay que decirlo) la gente era muy crédula, aunque eso no quita que el embrujo de este relato aún nos asombre. Es el episodio que fue conocido como el los retornados de Drakelow.


En este pequeño pueblo del sur de Inglaterra, dos campesinos intentan escapar del control de la justicia para ser libres, pero acaban muriendo. Las crónicas no dicen el motivo del fallecimiento pero sí que son enterrados. En esa noche los habitantes de Drakelow oyen un ruido. Para su desconcierto, asombro y terror resultan ser los dos campesinos que arrastran sus ataúdes, diciendo: "Venid con nosotros". 
Esto podría quedar como una anécdota fantástica, pero lo cierto es que los días siguientes murieron todos los vecinos del pueblo o desaparecieron de forma extraña. Cuenta el abad que los únicos supervivientes fueron dos vecinos y un comisario del conde, los cuales decidieron buscar las tumbas de estos hombres, quitarles el corazón y quemarlos para evitar que estos "zombies" (muy anteriores precisamente al concepto posterior de zombi) salieran por la noche. No se sabe a ciencia cierta si fue exactamente como dicen las crónicas (que no dejan de tener su punto literario) pero lo cierto es que Drakelow, lugar efectivamente real, quedó despoblado. Nunca vivió nadie como si una maldición pesara sobre la zona.