jueves, 30 de mayo de 2013

Las mujeres como contradicción política

Resulta sorprendente que el PSOE pretenda dar al Gobierno lecciones de moralidad con respecto a las mujeres cuando, tanto en su historia pasada como reciente, cualquiera diría que es un partido político machista o que avala determinadas actitudes delictivas. Nos podríamos detener en el Presidente de los socialistas vascos, Jesús Eguiguren, tristemente conocido por apoyar a los etarras y que fue condenado por maltratar a su mujer. ¿Cuál es el premio? Presidente del PSOE vasco.

Jesús Eguiguren, el maltratador

También podríamos hablar de cuando obtuvieron la alcaldía de Ponferrada gracias a un acosador, que siendo alcalde acosó a una empleada, se fue del PP y formó su propió partido que encima fue votado. Un ejemplo bastante esclarecedor y que nos da la idea de que a los socialistas sólo les importa el poder. 
Pero lo más llamativo tiene su origen en la II República, cuando la izquierda, PSOE incluido, no querían que votaran las mujeres. Un derecho que es fundamental y resulta que los socialistas se negaban a que una parte de la población lo ejerciera porque, según ellos, las mujeres estaban influenciadas por la Iglesia. Hasta las mujeres socialistas, algunas diputadas, como Margarita Nelken, se negaron a ello, aunque como todos sabemos en el 33 pudieron votar. Otro ejemplo clarísimo de como el PSOE lo único que le interesa es gobernar con o sin las mujeres.
Un ejemplo reciente es la famosa ley de paridad, ley absurda donde se tenía que contratar a mujeres o ponerlas en Consejos de Administración por el hecho de ser mujeres. Reconozco que tradicionalmente las mujeres han estado excluida de los estratos más altos de la sociedad, pero una mujer, al igual que un hombre tiene que estar por su valía, no por su sexo. Considero que es mucho más importante que las mujeres cobren igual que un hombre cuando los dos trabajan en el mismo puesto de trabajo. Es despreciable que aún hoy en día se de esa situación. Y que no me hablen de que el aborto es un derecho o criminaliza a las mujeres. Una mujer nunca quiere abortar. Lo que pasa es que determinados dirigentes (por decir algo) políticos se toman esto como un juego y piensan que van a ganar votos, aún a costa de la vida de los no nacidos y destrozandole la vida a una mujer.
Esa es la historia del PSOE, da igual con quien o con quien no dejes de estar. Lo importante son los votos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario