viernes, 31 de mayo de 2013

Puskas, el jugador de las dos carreras

Nosotros desde nuestra imagen logica, siempre que vemos a un jugador hablamos de que comenzo en tal equipo y en función de la edad se retirara en cual o tal sitio. Pero si les habló de que un jugador de fútbol que no sólo hizo dos carreras en una, sino que ambas fueron brillantes, a más de uno se le romperían los esquemas. Les estoy hablando de Ferenc Puskas, uno de los más grandes goleadores de la historia.

 
Puskás nació como Ferenc Purczeld en Budapest, Hungría, y se crió en Kispest, donde se inició en el fútbol, jugando en el equipo local desde los 12 años. El joven Ferenc debutó en 1943, en plena Guerra Mundial.
Tras la guerra, el Kispest fue tomado por el Ministerio húngaro de Defensa en 1949, convirtiéndose en el equipo del Ejército húngaro y cambiando su nombre por el de Budapest Honvéd. No fue el único que cambio de nombre, en este caso de apellido. La familia de Ferenc cambió su apellido a Puskas, escopeta en magiar, dado que su antiguo apellido era alemán y los germanos debido a los desastres de la guerra no estaban bien vistos por aquel entoncés. Resulta llamativo que escogieran escopeta como nuevo apellido porque Puskas tenía todo un arma en su pierna izquierda. 

 
Su calidad a la hora de chutar y romper las redes rivales le valieron el hecho de debutar en su Selección, de la llegaría a ser su capitán, formando parte de la Selección Hungara que maravillo al mundo. Dicha selección fue la primera no britanica en ganar a los inventores del fútbol en Wembley por un contundente 3-6 con un espectacular Puskas. Los ingleses avidos de revancha, solicitaron jugar esta vez en Hungría, siendo apalizados nuevamente por 7-1. Esta selección, que empezó a ser conocida como la de los Magiares Mágicos, consiguió la Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de 1952 y era la gran favorita para ganar el Mundial de 1954. Puskas apenas pudo participar por una lesión, pero jugo la final, anotando uno de los dos goles. Pero su rival, Alemania, obro el milagro anotando tres goles, remontando un partido que se les había puesto cuesta arriba. Así una gran selección se quedaba sin Mundial. Llevaban bastantes partidos sin perder y el gran Puskas en su selección anoto la espeluznante cifra de 84 goles en 85 partidos increíbles.

Puskas y el capitán inglés, Wrigth, intercambian banderines 

No menos espectacular fue en su club. Debido a que el ejercito se había hecho cargo de su club, a los jugadores se les dio filas militares. Puskas llegó a ser comandante, lo que llevó a recibir el apodo de "El Comandante galopante". Como club del ejército, el Honvéd utilizó el reclutamiento para adquirir los mejores jugadores húngaros, lo que llevó a conseguir los fichajes de Zoltán Czibor y Sándor Kocsis, que también jugaron con Puskas en su Selección.. Durante su carrera en el Budapest Honvéd, Puskás ayudó al club a ganar cinco títulos de la Liga húngara. También terminó como máximo goleador de la liga en 1947-48, 1949-50, 1950 y 1953, anotando 50, 31, 25 y 27 goles, respectivamente. 

Hungría y Puskas maravillaron al mundo

También llegó a participar con su club en la naciente Copa de Europa. Y fue en uno de esos partidos donde comenzaron las desgracias para Puskas. El Honved jugaba en San Mames, un partido de primera ronda contra el Atlético de Bilbao. Las noticias que salían de Hungría no eran buenas. La Unión Soviética había iniciado la invasión del país, asesinando a todo aquél que se les pusiera en el camino. En San Mames, a pesar de la angustia de los húngaros, sólo perdieron por 3-2, por lo que era un resultado remontable en Hungría. Pero los jugadores decidieron no regresar a Hungría y dispusieron que el partido de vuelta  se jugase en el Estadio Heysel de Bruselas. Puskás marcó en el empate 3-3, pero el Honvéd fue eliminado 6-5 en el global. Los jugadores llamaron a sus familias de Budapest, y a pesar de la oposición de la FIFA y las autoridades del fútbol húngaro, organizaron una gira de recaudación de fondos por Italia, Portugal, España y Brasil. Después de regresar a Europa, los jugadores se separaron. Algunos regresaron a Hungría, mientras que otros como Puskas decidieron retirarse, tras la sanción de la FIFA debido a que se negaba a regresar a Budapest.
Varios clubes intentaron ficharle, pero la prohibición de la FIFA, les echaba para atras, y cuando se cumplió la sanción, Puskas ya era un jugador retirado, gordo (siempre tuvó tendencia a la obesidad), que hacia algúb bolo por Europa para recaudar fondos. Pero entoncés, le llega la llamada de su antiguo entrenador en el Honved, Emil Oestreicher; y le ofrece jugar en el Real Madrid. Puskas acepta, pero el entrenador, Carniglia, no ve con buenos ojos que un jugador gordo, medio retirado y de 31 años, milite en el club. "¿Qué voy a hacer con este gordo?" les pregunta a Santiago Bernabéu y a los demás directivos. Éstos le contestan "Ponerle a punto" y así fue. 

Una delantera con mucha calidad: Kopa, Rial, Di Stéfano, Puskas y Gento

Puskas realizó una temporada personal y se ganó el afecto de todo el club por su trabajo y entrega. Di Stéfano llegó a decir de el "controla mejor el balón con los pies que yo con la mano" y así era, puesto que si tenía un guante en su pierna izquierda, también era un jugador, a pesar de su envergadura, muy ágil con el balon. Puskas en su primer año hizo 21 goles y al año fue máximo goleador de la Liga Española. 

Di Stéfano y Puskas, un dúo letal

También le dio para ganar dos Copas de Europa, la cuarta y quita seguida de su equipo. En la primera no jugo la final contra el Stade Reims en Stutgart según cuentan porque los alemanes no le perdonaban que se hubiera cambiado su apellido (que como ya dije era de origen alemán) y en la segunda, no sólo marco 14 goles, sino que en la mejor final de la historia, con un 7-3 a favor de los blancos, anotó cuatro goles, siendo el jugador que más goles ha marcado en una final europea.

Uno de los cuatro goles que anoto en la Final Europea

Los siguientes años fueron plácidos, ganó cinco ligas de forma consecutiva y fue cuatro veces seguida máximo goleador, algo que igualaría en los años 80 Hugo Sánchez. En la Copa e Europa no volvió a tener tanta suerte, perdiendo en dos, una de ellas tras anotar tres goles que no sirvieron para nada. Llego a jugar en la Selección Española, tras su nacionalización, pero sólo cuatro partidos y no anotó ningún gol.

 
Puskas se retiró oficialmente en 1966, asisitiendo a la renovación del Real Madrd que ganaría la Copa de Europa ese mismo año. Se retiraba un jugador único, que siempre estara en la memoria de todos por su juego explosivo, aquél que vivió dos carreras. dos carreras brillantes que le han valido, a pesar de los años, la inmortalidad del mundo del fútbol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario