sábado, 19 de agosto de 2017

Clásicos Inmortales: Horizontes Perdidos

Las películas de Frank Capra no dejaban indiferente a nadie, pero "Horizontes Perdidos" se lleva la palma. Basada en la novela homónima de de James Hilton (Autor de Adios, Mister Chips, llevada magistralmente al cine por Sam Wood), tanto la novela como en la película que se basa la misma están inspiradas en la "Utopía" de Tomas Moro o, lo que es lo mismo, la búsqueda de la espiritualidad. Parte del metraje se perdió en su momento, aunque afortunadamente ha conseguido ser restaurada. 


Nos encontramos en 1935, durante la revuelta contra el Raj Británico en Baskul. El escritor, soldado y diplomático Hugh Conway (Ronald Colman) tiene la misión de evacuar a diferentes personas antes de convertirse en Secretario de Asuntos Exteriores. Los pasajeros son el joven hermano de Conway, George (John Howard), el paleontólogo Alexander Lovett (Edward Everett Horton), el estafador Henry Barnard (Thomas Mitchell), y la enferma terminal Gloria Stone (Isabel Jewell) Todo parece ir en orden. Parece, claro.  

Hacía lo desconocido

Sin conocimiento de los pasajeros, el piloto ha sido sustituido por otro y el avión es secuestrado, aunque la falta de combustible hace que se estrelle en la nieve. Enseguida les sale al encuentro una comitiva procedente de un monasterio, presidido por un hombre de mirada calmada llamado Chang (H. B. Warner). Dado que el avión parece haber quedado inutilizado, los viajeros siguen al desconocido hasta un hermoso lugar, el valle de Shangri-La dirigido por el misterioso Gran Lama.

Shangri-La

Shangri-La es un gran monasterio que dispone de muchas comodidades, pero lo importante es que sus habitantes parecen vivir en una eterna felicidad. Sus habitantes acogen a los visitantes con gran amabilidad. Conway, conocedor de la lengua china, entabla varías conversaciones con Chang, visitando habitualmente la biblioteca. 


Por su parte los otros visitantes se dedican a diferentes cosas:  Gloria se está recuperando milagrosamente de su enfermedad y parece cambiar su actitud arrogante a una más plácida y alegre, Barnard y Lovett, parecen haber dirimido sus diferencias y a vivir felices siendo acogidos por los habitantes del valle,  mientras George desconfía de las intenciones de los lamas (especialmente de Chang), conociendo por su parte a una joven llamada María (Margo), la cual le dice que es una rehén de los lamas, de la que se enamora y dice querer irse de allí. Paralelamente, Conway conoce a una joven maestra llamada Sondra (Jane Wyatt).  


Transcurrido un tiempo de completa placidez, el Gran Lama del monasterio (Sam Jaffe) hace llamar a Conway (todo un privilegio), contándole la historia del monasterio. Todo comenzó con la llegada de un misionero capuchino belga enviado por Roma en el Siglo XVII, el Padre Perrault, siguiendo con la llegada de exploradores alemanes y acabando por la fundación del monasterio y de las leyes que rigen el valle. Shangri-La está basada en la moderación, el respeto y la profundidad espiritual, que les hace alcanzar la felicidad propiciada desde la combinación con la tradición propia de los lamas y el humanismo cristiano. 

Con el Gran Lama

Conway comprende que aquel que le habla, el Gran Lama es el mismísimo Padre Perrault, increíblemente vivo y preservado de los estragos de la edad  gracias al sentido espiritual que le ha llevado a la felicidad. Ningún extranjero ha conseguido salir del valle sin encontrar la muerte.
Perrault construyó el santuario como un recinto de Paz en el que prima la frase "Donde gobiernan los mejores, no los más fuertes", con el objetivo necesario de que se mantenga la cultura y espiritualidad del mundo, algo que debe traspasar fronteras en una época donde parecía (y parece) que la terrible guerra iba a acabar con el ser humano, así como con todo lo bueno que hubiese o pudiese haber en la Tierra. El objetivo va más allá del valle. Perrault quiere un mundo en el que la maldad sea abandonada y nos amemos todos tal y como Jesucristo hubiera querido. 


Conway no dice nada a sus compañeros sobre dichas revelaciones y se inicia en el proceso de convertirse en lama mediante el estudio, la música y la meditación, ayudado por diferentes conversaciones con Perrault, el cual quiere que Cowway se convierta en su sucesor dado que está próxima su muerte y, de hecho, el viejo Gran Lama había arreglado su secuestro para que el diplomático recalara en el valle, dada su mente brillante, y que le pudiera sustituir como Gran Lama cuando falleciera (Por lo tanto no es una casualidad que llegaran a la zona). 


Todo parece cambiar cuando su hermano ha decidido, de acuerdo con María, escapar del valle aprovechando la llegada de una partida de suministros. Los demás, dada la gran felicidad y Paz que han alcanzado en el valle, deciden quedarse. A pesar de los ruegos de Sondra por que se quede, Conway acompaña a su hermano y la desconocida, pero una vez salen del valle, María se muestra como lo que es, una mujer de más de 100 años, muriendo en el acto en medio de una nevada. George no puede soportarlo y acaba suicidándose. 
Al final, el diplomático es encontrado a la deriva después de muchos meses en los cuales se le había buscado por todos lados. Ha vuelto a una sociedad caótica, sin sentido y muy individualista, algo que no soporta. Parece desvaríar y habla sobre una zona donde todos viven en Paz y nadie muere, ya que viven en un estado de felicidad perpetua. Lo cierto es que poco tiempo después, Conway huye saber su destino. Muchos sugieren que ha ido ha eso valle donde la convivencia en Paz. Conway había partido a buscar su Shangri-La. 


Maravillosa metáfora espiritual en el que se pone de relieve la búsqueda de lo espiritual, desechando lo material del día a día, siempre con ese toque cristiano que tanto caracterizó el cine de Capra, aunque en este caso asociado a la felicidad y a la grandeza interior proveniente del budismo. En el fondo de nuestro corazón todos y cada uno de nosotros somos como aquel diplomático perdido en el horror y una sociedad sin sentido. Todos buscamos aquella maravillosa utopía. Todos buscamos nuestro Shangri-La. 

Ficha

Dirección
Frank Capra
Producción
Frank Capra
Guión
Robert Riskin
Obra:  James Hilton
Música
Dimitri Tiomkin
Fotografía
Joseph Walker
Elmer Dyer
Montaje
Gene Havlick
Gene Milford
 
Otros datos

País
Estados Unidos
Año
1937
Género
Drama, Fantástico, Aventuras
Duración
210’
 
Protagonistas

Actor
Personaje
Ronald Colman
Robert Conway
Jane Wyatt
Sondra Bizet
H.B. Warner
Chang
Sam Jaffe
El Gran Lama/Perrault
John Howard
George Conway
Edward Everett Horton
Alexander P. Lovett
Thomas Mitchell
Henry Barnard
Isabel Jewell
Gloria Stone
Margo
María

Premios
Oscar

Categoría
Persona
Oscar al Mejor Diseño de Producción
Stephen Goosson
Oscar al Mejor Montaje
Gene Havlick
Gene Milford
Llegada a Shangri-La


El Gran Lama