jueves, 29 de junio de 2017

Porque te vas...

Escrita en una fría tarde de lluvia invernal en Castejón... Porque te vas no fue un éxito rotundo aquel año hasta que Carlos Saura decidió utilizarla en su película "Cría Cuervos". Compuesta por José Luis Perales, la canción alcanzaría los primeros puestos en Alemania y Francia. 


Con ritmos como el funk, soul, pop y música disco (populares en aquellos años 70), Porque te vas forma parte de la banda sonora de una generación, la del cambio, aquella que quería entrar en la modernidad, es considerada con justicia una de las mejores canciones de la década.

Jeanette


Cría Cuervos


La Oreja de Van Gogh (con José Luis Perales)

Entre Iron Man y Tony Stark

Quizás Iron Man sea lo más parecido a Batman dentro del universo Marvel. Un tipo rico, que se aprovecha de su gran capacidad económica para crear todo tipo de accesorios para combatir el crimen y que, además, destaca por ser uno de los solteros más codiciados del papel cuché. Su vida no cambió por la muerte de sus padres, pero...


Anthony Stark era un empresario de éxito e ingeniero, con una lujosa vida gracias a sus inventos relacionados con el mundo de las armas (Industrias Stark) y a la herencia de su padre, cuando en un giro inesperado es secuestrado en Vietnam por un grupo terrorista de la zona, sufriendo una grave lesión en el pecho cuando un fragmento de metralla del ataque se le clava cerca de su corazón y amenaza con matarlo. 
Su compañero de prisión, Ho Yinsen, un físico ganador del Premio Nobel, al cual Stark admiraba desde el colegio, construye una placa pectoral magnética para evitar que la metralla alcance el corazón de Stark, manteniéndolo con vida. Secretamente, Stark y Yinsen en el taller de los terroristas (que los han secuestrado para crear armas para ellos)  diseñan y construyen una armadura de poder, la cual utiliza Stark para escapar (Yinsen sacrifica su  propia vida para salvar a Tony distrayendo al enemigo).

Tales of Suspense #39 (Primera aparición)

El lugar de secuestro ha variado con el tiempo en función de las versiones del personaje (desde Afganistan pasando por Irán), así como que su armadura pasó de la simplicidad a ser un arma de combate excepcional. Stark se convirtió en un héroe bajo la denominación Iron Man (Hombre de Hierro en inglés). Inicialmente, Stan Lee concibió al personaje como vehículo para explotar temas de la Guerra Fría, pero progresivamente pasó a ser un personaje luchador contra el terrorismo y la delincuencia en general. 


Creado en 1963 en pleno inicio de la época dorada de Marvel (tras la creación de los Cuatro Fantásticos, Spiderman o la reaparición del Capitán América), Iron Man fue (y es) uno de los personajes más reconocidos de la editorial, formando parte del grupo de superhéroes que conocemos como los Vengadores.

A un Dios desconocido

De entre las múltiples deidades que tenían los griegos (12 eran las principales, seguidas de infinidad de divinidades menores) existía un caso muy partícular: el Dios desconocido. Ésta era una divinidad que, como indica su nombre, no conocían, pero que existia y que podía ser uno de los Dioses preexistentes, pero cuyo nombre no se les había revelado a los griegos o al mundo helénico en su conjunto. 

 
 
De hecho, en Atenas, cuna del pensamiento occidental, hubo un templo dedicado específicamente a este dios y era frecuente que los atenienses prestasen juramento "En el nombre del dios desconocido" (Νή τόν Άγνωστον Ne ton Agnoston). 


Cuenta los Hechos de los Apostoles que San Pablo pasó por dicho Templo al Dios desonocido en su visita a Atenas. Aprovecho tal cosa para hablar a la elite ateniense en el Areópago (que es un monte situado al oeste de la Acrópolis de Atenas, sede del Consejo o tribunal de Atenas, el cual controlaba a los magistrados, interpretaba las leyes y juzgaba a los homicidas) para hablarles del único y verdadero Dios:
"Pablo, de pie en medio del Areópago, dijo: «Atenienses, veo que vosotros sois, por todos los conceptos, los más respetuosos de la divinidad. Pues al pasar y contemplar vuestros monumentos sagrados, he encontrado también un altar en el que estaba grabada esta inscripción: «Al Dios desconocido.» Pues bien, lo que adoráis sin conocer, eso os vengo yo a anunciar. «El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él, que es Señor del cielo y de la tierra, no habita en santuarios fabricados por manos humanas,  ni es servido por manos humanas, como si de algo estuviera necesitado, el que a todos da la vida, el aliento y todas las cosas. El creó, de un solo principio, todo el linaje humano, para que habitase sobre toda la faz de la tierra fijando los tiempos determinados y los límites del lugar donde habían de habitar, con el fin de que buscasen la divinidad, para ver si a tientas la buscaban y la hallaban; por más que no se encuentra lejos de cada uno de nosotros; pues en él vivimos, nos movemos y existimos, como han dicho algunos de vosotros: "Porque somos también de su linaje." «Si somos, pues, del linaje de Dios, no debemos pensar que la divinidad sea algo semejante al oro, la plata o la piedra, modelados por el arte y el ingenio humano. «Dios, pues, pasando por alto los tiempos de la ignorancia, anuncia ahora a los hombres que todos y en todas partes deben convertirse, porque ha fijado el día en que va a juzgar al mundo según justicia, por el hombre que ha destinado, dando a todos una garantía al resucitarlo de entre los muertos»"
Infinidad de descripciones en torno a ese Dios desconocido existen en el mundo. Existe un Altar en Roma, en el Monte Palatino, descubierto en 1820, dedicado a ese Dios con la siguiente descripción:

SEI·DEO·SEI·DEIVAE·SAC
G·SEXTIVS·C·F·CALVINVSPR
DE·SENATI·SENTENTIA
RESTITVIT

"Ya sea para un Dios o una Diosa sagrada , 
Caius Sextius Calvino , hijo de Cayo, 
Pretor por orden del Senado 
restauró esto"

El bloqueo de Berlín

Tres años habían pasado de la finalización de la Segunda Guerra Mundial y la división entre las potencias aliadas era evidente. La división entre el capitalismo y el comunismo se hacía cada vez más patente y eso lo sufrirían los alemanes. 


Un país como Alemania, destruido por los nazis, había sido confiado su administración a los aliados (vencedores de la guerra), quedando su capital, Berlín, dividida en cuatro zonas dirigido por las cuatro potencias victoriosas: La Unión Soviética, Los Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña. Tras la mencionada escalada de tensión entre las potencias comunistas y capitalistas, la URSS decidió bloquear por tierra las zonas aliadas de Berlín, aprovechándose la ubicación de la ciudad en el territorio germano, el cual se hallaba bajo su control. 
La reacción de los aliados (especialmente los Estados Unidos) fue inmediata y se organizó un enorme puente aéreo entre los tres aeropuertos de Berlín y los trece de la zona alemana bajo control occidental. En más de 300 días se transportaron por esa vía aérea aproximadamente dos millones de toneladas de mercancías para garantizar los suministros a la población. 


Dicho bloqueo se mantuvo hasta 1949, pero lo terrible no acabó ahí y fomentó la división de Alemania en dos, creándose ese mismo año la denominada República Democrática Alemana (RDA, controlada por los comunistas, por lo que lo de democrática es risible como poco) y la República Federal Alemana (RFA). Ya en los 60, los comunistas construyeron un muro en Berlín para evitar que su población traspasara la frontera ante la falta no ya sólo de libertades, sino de productos básicos.

¡¡¡Laísmo!!!

Con todos mis respetos, si hay algo que no soporto de algunos peninsulares (recalco lo de "algunos" pues no todos hablan así) es que utilicen con tanta soltura el "la" o "las" de la forma tan aberrante con que lo hacen. ¿No se dan cuenta cuando algunos de ellos dicen aquello de "La dijo"? Efectivamente no es "la dijo", sino "le dijo" (El objeto indirecto es "le" o "les" independientemente de si es mujer o hombre el objeto de la acción). Lo llamativo es que poco importa el grado formativo del peninsular en cuestión. Puedes tener una carrera universitaria y sentir la "tentación" de decir el "la" o "las". ¡Horrible laísmo!


Lo cierto es que cada vez es más frecuente entre castellanoparlantes de la Península y aún recuerdo como en la asignatura de Lengua Castellana (no sé ahora) había una parte de un tema dedicada al laísmo, corrigiendo los errores derivados del mismo, muy propios especialmente en el centro penínsular, concretamente en Castilla. Afortunadamente, los canaríos, así como los hispanoamericanos no padecemos de ese mal llamado laísmo. Algo que se puede y se debe corregir.

lunes, 26 de junio de 2017

El terrible Doctor Mabuse

En los años 20 un ser despreciable amenazaba con acabar con Alemania, un país humillado por los vencedores de la Gran Guerra del 14 y cuya joven Democracia era incapaz de resolver los problemas y demandas del país. No; no les habló de Hitler (aunque pudiera parecer) y ni siquiera de alguien "real". Efectivamente; en el año 1922 en los cines se estrenó una película dirigida por Fritz Lang de cuatro horas divididas en dos partes. Todas ellas iban sobre un personaje cruel y despreciable: El Doctor Mabuse. 


El guión está basado en la novela de Norbert Jacques, (que pasó de ser una obra poco conocida a ser un superventas a raíz de la película de Lang) y versa sobre un delincuente terrible, médico de profesión, con grandes habilidades para el disfraz, teniendo entre sus capacidades la telepatía y la hipnosis. Se repite el recurso del hipnotismo para hacer que otro cometa crímenes como el Doctor Caligarí en "El Gabinete del Doctor Caligari" con la excepción de que Caligari sólo utilizaba a uno (el sonámbulo Cesare interpretado por Conrad Veidt), mientras Mabuse usa a un montón de subalternos para cometer delitos y crímenes de todo tipo. 


El objetivo de Mabuse no es otro que el de infundir el terror entre la población mediante el asesinato, la extorsión o la devaluación de la moneda. Sólo es el terror por el terror y, como puede y quiere, es capaz de los actos más deleznables, cometiendolos de forma minuciosa.
Por supuesto, Mabuse carece de sentimientos de compasión hacía otro y en muchos casos recuerda al ascenso del nazismo (y los totalitarismos) con un líder supremo, capaz de las mayores atrocidades para obtener el poder, utilizando a un grupo de subalternos y gente de los bajos fondos para conseguir sus objetivos, aparte de "hipnotizar" a las masas hasta el punto de que éstas hagan su voluntad. Lo cierto es que Mabuse disfruta jugando con la vida de las personas, las cuales son seres inferiores a él. Poco le importa asesinar de forma directa o indirecta a una o 1000 personas. La vida de los demás tiene poco valor para él.


Han habido muchas películas sobre este personaje, incluida una versión francesa del propio Lang, pero las más importantes y reconocidas fueron las primeras. La mencionada película dividida en dos partes ("Dr. Mabuse: El Jugador y "Dr. Mabuse: El Infierno") y "El Testamento del Dr. Mabuse" (con un tinte más psicológico e incluso más terrible). Curiosamente la primera película es muda, mientras la segunda, del año 1933, ya es sonora. Podemos decir que esta última fue una de las primeras secuelas de la historia del cine. 


En todas ellas, Mabuse es interpretado por Rudolf Klein-Rogge, un buen actor alemán de aquella época, que intervino en muchas películas de Lang y la guionista Thea von Harbou (la cual había sido su esposa y posteriormente sería esposa del propio Lang), haciendo muchas veces de ser despreciable y torturado. Su papel más conocido, aparte de Mabuse, fue en "Metrópolis" donde interpretaba al arquetipo de científico loco, Rotwang, el cual también ocasiona el caos... aunque sin punto de comparación con aquel horrible Doctor Mabuse. 

Nuestras chicas de la canasta

Ha pasado mucho tiempo. Sería un 19 de Julio de 1963 cuando se disputó el primer partido oficial de la Selección Española de baloncesto femenina. Fue en la localidad barcelonesa de Malgrat de Mar ante la selección suiza. Ese equipo entrenado por Cholo Méndez estaba formado por Mari Paz Gómez, Mari Cruz Hurtado de Mendoza y Maldonado, Mª Isabel Díez de la Lastra, Luisa Puentes, Mabel Martínez Ortíz, Monserrat Bobee, Mª Luz Rosales, Mª Josefa Senante, Ángeles Gómez Mínguez, Teresa Pérez, Antonia Gimeno, Teresa Tamayo y Teresa Vela. Más de 50 años después, podemos estar orgullosos de nuestras mujeres de la canasta porque no es que lo den todo (que lo dan), sino porque son tricampeonas de Europa.


Y aquello empezó mucho antes: Desde su primera participación en Barcelona 92, el baloncesto femenino español ha crecido hasta el punto de ser habitual verlas en lo más alto del podium. 10 medallas europeas (3 Oros, 1 Plata y 5 Bronces), 2 medallas mundiales (1 Plata y 1 Bronce) y 1 Olímpica (1 Plata) las avalan como grandes del deporte de la canasta.


Si antes fueron Amaya Valdemoro, Marina Ferragut, Elisabeth Cebrián o Elisa Aguilar, ahora son Alba Torrens, Laura Gil, Laura Nicholls o Laia Palau (entre muchas otras) las que siguen haciendo historia. Está claro que ellas son símbolo del momento dulce que vive el baloncesto español.

Alba Torrens, MVP del EuroBasket

Sin embargo, es de justicia reconocerlas un poco más en tanto en cuanto el deporte femenino en su conjunto no ha sido tan valorado o reseñado en general por los medios de comunicación y el público en general. Y es digno de saberse: nuestras chicas de la canasta son muy grandes.

Posesiones y exorcismos

"Pero había en la sinagoga de ellos un hombre con espíritu inmundo, que dio voces, diciendo: !!Ah! ¿qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Sé quién eres, el Santo de Dios. Pero Jesús le reprendió, diciendo: !!Cállate, y sal de él! Y el espíritu inmundo, sacudiéndole con violencia, y clamando a gran voz, salió de él. Y todos se asombraron, de tal manera que discutían entre sí, diciendo: ¿Qué es esto? ¿Qué nueva doctrina es esta, que con autoridad manda aun a los espíritus inmundos, y le obedecen?"
Mc 1: 23-28

Éste fue uno de los muchos exorcismos practicados por Jesús de Nazaret relatados en el Nuevo Testamento. A partir de ahí, infinidad de casos relacionados con demonios o espiritus inmundos que han entrado en el ser humano, apropiándose del cuerpo, convirtiendo en su esclavo.  


Las características habituales de las posesiones demoniacas son:
  • Contorsiones corporales. 
  • Hablar lenguas muertas.
  • Insultos y blasfemias.
  • Levitaciones.
  • No soportar el contacto con objetos religiosos.
  • Fuerza increíble.
A lo largo de la historia está figura del endemoniado ha sido asociada a la hechicería o brujeria, sobre todo en la Edad Media, siempre vinculados a un ambiente por lo general rural, de excasa educación o muy vinculada a la religión. 
 
Los espíritus inmundos le obedecen
 
Desde el principio, siempre hubo exorcistas que mediante rezos y objetos religiosos intentan echar al espíritu impuro del cuerpo y, de hecho, existe una rama teológica que se dedica al estudio de los demonios: la demonología. Evidentemente desde la ciencia se habla de trastornos de la personalidad, supuestos engaños o incluso casos de histeria colectiva. 
 

Sin embargo, los exorcismos no son cosa del pasado, habiendo casos famosos. Tuvo lugar en los Estados Unidos en 1949 y se llamó el exorcismo de Roland Doe, que es el seudónimo del niño que sufrió la posesión. Todo empezó poco después de hacer una ouija para entrar en contacto con su tía fallecida (la cual había sido espiritista y lo había introducido en el juego). Después tendrían lugar fenómenos de pasos y otros sucesos extraordinarios. Al niño se le practicó un exorcismo, el cual está muy documentado y fue un caso muy recordado en su momento. En esta historia se inspiró una novela, que a su vez se transformó en película (una de las más terroríficas de la historia): "El Exorcista".

¡¡¡Es la hora de la Tercera España!!!

El concepto de tercera España fue acuñado por el diplomático de origen gallego Salvador de Madariaga en clara contraposición a las dos Españas de las que versara don Antonio Machado. Dos Españas que se mataban entre si y que llevaban al país al desastre. Efectivamente; sólo hay una España en la que las opiniones son diversas, pero lo cierto es que hacía falta una tercera España (la real, la que no quería confrontaciónes) con la que se alcanzase no sólo la tan necesaria reconciliación, sino que luchara por el bien común. Se podía ser de derechas o de izquierdas, pero por encima de todo estaban los españoles que es lo mismo que decir que el país era lo más importante.


Esto pareció conseguirse con la Transición, pero nuevos nubarrones están circulando por un país en el que desde algunos sectores se pone en cuestión todo lo que signifique respeto por el adversario político y sus ideas; respeto por las Instituciones; respeto por la Ley. Hasta se ha puesto en duda nuestra Transición, etapa histórica difícil, pero también que debería llenarnos de orgullo ¿Será verdad que los españoles no pararemos hasta que consigamos autodestruirnos?
La crisis está siendo un lastre en ese sentido y determinados movimientos populistas están consiguiendo que desde algunos medios se vuelva a hablar de españoles "buenos y malos" o de partidos políticos con los que hay que acabar. Lamentable, muy lamentable que después de 80 años de nuestra triste guerra civil, volvamos a las andadas con aquello de las dos Españas, pero no se preocupen. La tercera España, la única, la verdadera, la sociedad civil, que quiere vivir en Paz, volverá y, desde el respeto y el compromiso, defenderá eso tan despreciado en nuestro tiempo como es la Ley, la cual nos hemos dado todos de forma democrática. 

viernes, 23 de junio de 2017

Clásicos Inmortales: La Invasión de los Ladrones de Cuerpos

¿Quién dijo que el cine considerado de Serie B era malo? Indudablemente hay muchas películas de este tipo que no son especialmente buenas, pero siempre hay excepciones y una de ellas es esta, la cual combina varios géneros con un mensaje netamente alarmante para la sociedad. 


Nos encontramos en Los Ángeles. Un hombre totalmente agotado y aparentemente loco es llevado a un hospital donde es atendido por un psiquiatra. Nadie parece creer sus desvaríos. "Tienen que hacer algo", ¿Pero qué? Es entonces cuando les comienza a contar su historia.
Él se llama Miles Bennell (Kevin McCarthy) y médico de Santa Mira en California. Les cuenta que todo empezó cuando regresó de un congreso, tras ser llamado por Sally (Jean Willes), su enfermera, ante la afluencia a su consulta de un gran número de pacientes que le reclamaban. Pero al llegar, se encuentra con que éstos habían mejorado espontáneamente, lo cual es desconcertante.


Extraños sucesos parecen ocurrir como el de un niño que afirma que su madre no es su madre o una vecina que dice que su tío no es su tío en base a que están actuando de forma diferente a como son ellos, destacando por su falta de sentimientos. Dan Kauffman (Larry Gates), el psiquiatra, le dice que se trata de una epidemia de histeria colectiva.
En ese tiempo, coincide con Becky Driscoll (Dana Wynter), una antigua amiga, la cual está divorciada, al igual que él, con la que inicia una relación amorosa. Con Becky irá a casa de sus amigos Jack (King Donovan) y Theodora (Carolyn Jones), que han descubierto sobre su mesa de billar el cuerpo de un extraño ser de facciones sin formar y que llamativamente no tiene huellas dactilares. Esa noche, sus amigos saldrán corriendo hasta la casa de Miles, al descubrir que el extraño ser ha adquirido las facciones de Jack.

Vainas robacuerpos

Miles, muy asustado, va a casa de Becky, descubriendo en el sótano un cuerpo similar al de ella, por lo que la saca de allí, llamando posteriormente a Kauffman, el cual cree que es una sugestión de su amigo, comprobando que el supuesto cuerpo no está allí. 
Al día siguiente, descubren en su invernadero unas enormes vainas que, al abrirse van adquiriendo formas humanas parecidas a él, a Becky y a sus amigos, destruyendo las mismas y envíando a Jack y a Theodora a buscar ayuda mientras ellos tratan de encontrarla en casa de la enfermera Sally, donde descubren que ésta también se ha transformado.


Son perseguidos por toda la población de seres extraños y procedencia desconocida, Las carreteras están bloqueadas, debiendo ocultarse en la consulta de él, donde deben tomar pastillas para no dormirse, dado que si se duermen corren el riesgo de convertirse en seres sin sentimientos.Al día siguiente, ven partir camiones cargados de vainas hacia las poblaciones vecinas.

 

Tanto Jack como Kauffman se han transformado, explicándoles éstos que si bien carecen de sentimientos, tampoco sufren, gracias a unas semillas que, tras viajar por el espacio cayeron en un terreno en el que germinaron para transformarlos a todos. En seres autómatas, sin  vinculaciones emocionales. 

¡Escapando!

Miles y Becky, aterrados, huyen hacia la montaña, escondiéndose en una antigua mina, pero después de que él se vaya a pedir ayuda, se da cuenta de que la chica se ha transformado en uno de ellos, siendo perseguido por ella y los demás, consiguiendo llegar hasta los Ángeles.
En el hospital nadie lo cree, pero al mismo hospital llega un hombre al que atropelló un camión cargado de extrañas vainas procedentes de Santa Mira. En ese momento se dan cuenta de que Miles no sufre alucinaciones y alertan a todas las autoridades sobre el peligro al que deberán enfrentarse.


En una época donde las películas sobre las invasiones extraterrestes estaban de moda, la invasión silenciosa de estos seres desconocidos, parece tener un contenido más político y social de lo que se piensa. No es, como se dijo en su momento, una crítica velada al macarthismo ya la paranoia comunista (algo que Don Siegel negó), sino a las ideologías totalitarias (especialmente el comunismo) que se infiltran de forma velada, mediante un vecino o amigo, actuando en la sombra, con la posibilidad de que algún día las libertades individuales sean suprimidas por lo que hay que desconfiar de todo y de todos y no bajar nunca la guardia. Lo cierto es que esta película es una de las mejores del género (y la serie B), siendo considerada como una obra de culto. 

Ficha

Dirección
Don Siegel
Producción
Walter Wanger
Guión
Daniel Mainwaring
Obra: Jack Finney
Música
Carmen Dragon
Fotografía
Ellsworth Fredericks
Montaje
Robert S. Eisen
 
Otros datos

País
Estados Unidos
Año
1956
Género
Ciencia ficción, Suspense, Fantasía, Terror
Duración
80’
 
Protagonistas

Actor
Personaje
Kevin McCarthy
Doctor Miles Bennell
Dana Wynter
Becky Driscoll
Larry Gates
Doctor Dan Kauffman
King Donovan
Jack Belicec
Carolyn Jones
Theodora "Teddy" Belicec
Jean Willes
Enfermera Sally Withers