viernes, 11 de agosto de 2017

Cuando la banda era patrimonio de Luis Figo

Se iba por un lado, se iba por el otro y tras irse de su rival centraba al rematador e incluso el mismo acababa las jugadas. Ese era aquel joven venido del Sporting de Lisboa, que deslumbró en España como uno de los mejores futbolistas del mundo tanto en Barcelona como en Madrid y en los eternos rivales se convirtió en una pieza mundamental de su juego. Luis Figo era extraordinario. 

 

Llegó al club azulgrana por mediación de Johan Cruyff en una época donde el holandes vivía sus últimos coletazos como entrenador barcelonista y sería a partir de ese momento cuando el lisboeta se convirtió en indiscutible. Sus regates volvían locos a los defensas y se convirtió en uno de los mejores asistentes de la Liga, al igual que mejoró en la faceta anotadora, aunque si algo prefería el portugues era dar goles. 

 

Los títulos con los azulgranas acabaron llegando, ganando 2 Ligas, 2 Copas de España, 1 Supercopa de España, 1 Recopa de Europa y 1 Supercopa de Europa. Sin embargo, tras esto y el tristemente famoso (por la equivocación que supone que un futbolista menosprecie a un rival) "Madridistas ll... saludad a los campeones", la victoria de Florentino Pérez en las elecciones del Real Madrid (Cosa que no era facil teniendo en cuenta que el equipo blanco presidido por Lorenzo Sanz acababa de ganar la Copa de Europa), Figo tomaría el puente aereo a la capital de España como gran estrella del nuevo Presidente, convirtiendose casí en un baluarte. Ese año ganaría el Balón de Oro, aparte de la Liga. Lamentable fueron las actuaciones de la afición y algún directivo del Barcelona cada vez que jugaba contra los azulgranas en la ciudad condal con insultos, amenazas y hasta la cabeza de un chochinillo salió de las gradas como arma arrojadiza. 

Figo, Di Stéfano y Eusebio


Al año siguiente, conseguiría la ansiada Copa de Europa. Figo, que ya contaba con 30 años, era un jugador más hecho que cuando llego a España, con una gran experiencia, pero su capacidad regateadora seguía intacta, aparte de que su número de goles seguía aumentando. Aparte de eso se destacó por ser un gran lanzador de faltas y penaltis.

 

Desgraciadamente para él, no pudo conseguir nada con Portugal, dado que Francia los eliminó en las semifinales de la Eurocopa de 2000, tras un penalty dudoso y el propio Figo, enfadado, se fue antes de que lo lanzara uno que sería compañero suyo en el Real Madrid. Un tal Zidane...

 

En el Real Madrid consiguió 2 Ligas, 2 Supercopas de España, 1 Copa de Europa, 1 Supercopa y 1 Copa Intercontinental. Tras su salida del equipo blanco (tras triunfar en los dos grandes del fútbol español) siguió en el Inter de Milán, marcando goles y regateando, aparte de ganar títulos. Y es que Luis Figo era un ganador nato. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario