sábado, 19 de agosto de 2017

Reyes de Israel

 "¿No te ha ungido Yavé como el Soberano de su heredad?"
Tras la época de los jueces, llegarían los Reyes. Habían varios pueblos que amenazaban a los israelitas, especialmente los filisteos, por lo que éstos le pidieron al anciano Juez Samuel, que nombrara un Rey, aunque creía que Dios tenía que ser el único soberano de Israel. No obstante, Yahvé le mostró a su ungido, que sería Saúl, hombre de gran valor y estatura, que en un principio siguió los designios del Señor, derrotando a amonitas, moabitas y filisteos, estableciendo su capital en Jabes de Galaad. Sin embargo, su posterior desobediencia a Dios, hizo que Samuel buscara otro ungido, que sería un simple pastor llamado David, un gran virtuoso del arpa y que derrotó a Goliath por su destreza con la honda. 


La confrontación entre partidarios de David y Saúl duró hasta la muerte del segundo (David estuvo fugitivo varios años) y su hijo, pudiendo reinar David como único Soberano de Israel, estableciendo Jerusalén como capital, y proyectando un Templo (donde aparte de seguir los ritos, se guardaría el Arca de la Alianza con las Tablas de la Ley), que construiría su hijo y sucesor Salomón, nacido del gran pecado cometido entre el Rey y Betsabé, esposa de Urías el hitita, del que David se encargó que fuese muerto en combate. 

Saúl y David

Esto alejó a Dios del Rey y tampoco gustaron las relaciones entre el mencionado Salomón y otros pueblos, manteniendo relaciones con gran cantidad de mujeres extranjeras. A nada ayudo el hecho de que se aceptaran a Dioses extranjeros en la propia Israel, incorporadas por el propio Monarca dado que eran las divinidades que adoraban sus esposas. Incluso se habla que Salomón tenía un harén de hasta 1000 mujeres. La moral del Rey estaba en entredicho.


No obstante, a pesar de esos terribles errores, tanto David y Salomón, pasan por ser los dos grandes Reyes de Israel. Después llegaría la división del Reino. Tras el fallecimiento de Salomón, los conflictos tanto de tipo económico como social generaron tensiones, algo a lo que no ayudó nada la conducta altanera de Roboam, hijo y sucesor de Salomón con las 10 tribus del norte, que lideraron una rebelión, proclamando al General Jeroboam como Jeroboam I. 


Así Israel se dividió en dos: El Reino de Judá (También conocido como el Reino del sur, que estaba formado por las tribus Judá y Benjamín, las cuales aceptaron como monarca a Roboam) y el Reino de Israel (O el Reino del norte,  ya que estaba formado por las tribus del norte, las cuales se rebelaron, proclamando a Jeroboam como Rey). Las ciudades principales del Reino del Norte (Israel) fueron Siquem, Tirsa y Samaria.

Monarquía dividida

Desde ese momento hubieron gran cantidad de Reyes, aunque cabe decir que el Reino de Judá fue bastante más estable que el de Israel en el que los asesinatos fueron claves a la hora de acabar no sólo con el Monarca, sino con la dinastía reinante. Mientras en Judá gobernaron 20 Reyes (19 de la Casa de David), en Israel gobernaron 19 Reyes (10 dinastías o Casas diferentes). Las Monarquías duraron hasta el triste cautiverio de Babilonia, que posibilito la destrucción del Templo de Salomón, así como la perdida definitiva del Arca de la Alianza, que actualmente está en paradero desconocido. El último Rey de Judá fue Sedecías, al cual cegaron, y el de Israel fue Oseas. Cabe decir que los deportados  del Reino de Israel (las 10 tribus norteñas que se rebelaron contra Judá) acabaron por diluirse entre los asirios, llamándoseles las diez tribus perdidas.

Delegación israelita rindiendo tributo ante el rey asirio Salmanazar

Tras el fin del cautiverio nada fue lo mismo. Tras la llegada de Roma, primero como República y después como Imperio (cuatro siglos después del retorno de Babilonia), los conquistadores otorgaron lo que sería el territorio a Herodes I (y posteriormente sus descendientes), al que los israelitas veían como un traidor vendido al mejor postor, aunque según se cuenta fue un gran constructor. Para nosotros, los Cristianos, paso a la historia por la matanza de los inocentes.

Reyes del Israel unificado

Nombre
Dinastía
Etapa
Saúl
Casa de Saúl
1047-1007 a. C.
Isbaal
Casa de Saúl
Sobre el 1000 a. C.
David
Casa de David
Sobre Judá, 1010-1006 a. C.
Sobre Israel, 1006-966 a. C
Salomón
Casa de David
965-928 a. C.
  
Reyes del Israel dividido
Reyes del sur (Reyes de Judá)

Nombre
Dinastía
Etapa
Roboam
Casa de David
928-915 a. C
Abías (Abiyyam)
Casa de David
915-912 a. C.
Asa
Casa de David
912-871 a. C.
Josafat
Casa de David
873-849 a. C.
Joram
Casa de David
849-843 a. C.
Ocozías
Casa de David
842 a. C.
Atalía
Casa de Acab
842-835 a. C.
Joás
Casa de David
827-796 a. C
Amasías
Casa de David
796-767 a. C.
Ozías (Azarías)
Casa de David
769-740 a. C
Jotán
Casa de David
750-735/30 a. C.
Acaz
Casa de David
732-715 a. C.
Ezequias
Casa de David
715-687 a. C.
Manasés
Casa de David
687-642 a. C.
Amón
Casa de David
642-640 a. C.
Josías
Casa de David
639-608 a. C.
Joacaz
Casa de David
608 a. C. (3 meses)
Joaquím (Yoyaquim)
Casa de David
608-598 a. C.
Joaquím (Jeconías)
Casa de David
598-597 a. C.
Sedecías (Mattanías)
Casa de David
597-587 a. C.
 
Reyes del norte (Reyes de Israel)

Nombre
Dinastía
Etapa
Jeroboam I
Casa de Jeroboam
928-910 a.C.
Nadab
Casa de Jeroboam
910-909 a. C.
Baasa
Casa de Baasa
909-886 a. C.
Ela
Casa de Baasa
886-885 a. C.
Zambri (Zimri)
Casa de Zimri
885 a. C.
Omrí
Casa de Omrí
885-874 a. C.
Ahab
Casa de Omrí
874-853 a. C.
Ocozías
Casa de Omrí
853-852 a. C
Joram
Casa de Omrí
852-841 a. C.
Jehú
Casa de Jehú
841-814 a. C.
Joacaz
Casa de Jehú
814 -798 a. C.
Joás
Casa de Jehú
798-782 a. C.
Jeroboam II
Casa de Jehú
787-747 a. C.
Zacarías
Casa de Jehú
743 a.C.
Sellum (Shallum)
Casa de Sellum
743-744 a. C.
Menajem
Casa de Menajem
743-738 a. C.
Pecajías (Faceya)
Casa de Menajem
738-737 a. C.
Pecaj (Facee)
Casa de Pecaj
737-732 a. C.
Oseas
Casa de Oseas
732-722 a. C.

No hay comentarios:

Publicar un comentario