miércoles, 23 de agosto de 2017

Un rojiblanco palmero

Miguél González Pérez es uno de los muchos jugadores canarios que adquirió el Atlético de Madrid en los años 40 y 50. Gran extremo diestro con una extraordinaria velocidad, Miguel "el palmero" antes de recalar en el equipo madrileño, jugó en el Mensajero de la Palma, el Iberia tinerfeño y el Victoria de las Palmas, que sería uno de los clubes fundadores de la UD las Palmas. Luego llegaría la gloria. 


Tras ganar dos Ligas con los colchoneros y un año cedido al Real Oviedo, Miguel estuvo 10 temporadas en el club del Metropolitano donde lo veían cada tarde meter centros al area o finalizar las propias jugadas con un pase a la red. 
Esto le valió ser internacional, formando parte de una delantera que no jugó el ansiado Mundial del 58, pero que es uno de los quinteros ofensivos más importantes de nuestra Selección. Se decía de carrerilla: Miguel, Kubala, Di Stéfano, Luis Suárez y Gento. Quince internacionalidades le hacen ser uno de los futbolistas canarios que han participado más veces con el Combinado Nacional.

La Selección Nacional

Del club colchonero se despidió tras ganar una Copa de España (entonces "del Generalisimo") al Real Madrid en el mismisimo Santiago Bernabéu, tras haber ganado éstos su quinta Copa de Europa consecutiva. 


Para el recuerdo quedaron su técnica y su capacidad para llegar al área rival para centrar o rematar a gol. Y todo el metropolitano rugía cuando Miguel llegaba a la línea de fondo, ponía el centro o se iba de su rival para marcar el gol. Recuerdos de aquel fútbol en blanco y negro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario